Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Varices, mucho más que un problema de estética….

Si al final del día sientes las piernas pesadas, se te hinchan los tobillos, tienes sensación de hormigueo y las venas en las piernas se hacen muy visibles, puedes estar padeciendo de una insuficiencia venosa. Esto ocurre cuando el trabajo de las válvulas venosas,  que ayudan al retorno de la sangre hacia el corazón, es insuficiente. Esto origina que la sangre se estanque de manera local en las venas, las paredes venosas pierdan su elasticidad y algunas partes de estas venas, evolucionen en varices. Mayormente aparecen en las mujeres, pero los hombres también pueden padecerla.

Las varices  aparecen como cordones blandos visibles a través de la piel,  con una coloración azulada y pueden estar acompañados de un dolor intenso. Pueden inflamarse produciendo una flebitis superficial  o romperse, provocando que la sangre fluya hacia el interior de la pierna provocando un hematoma subcutáneo doloroso, o hacia el exterior con una hemorragia brusca y abundante. A largo plazo el mal retorno de la sangre puede dar lugar a hinchazón en los tobillos y los pies, alteraciones de la piel o heridas (úlceras varicosas) que son persistentes y pueden infectarse.

Su aparición no se asocia con ninguna otra enfermedad. Entre las causas que pueden originarlas se cuentan: la herencia, los factores hormonales, vida sedentaria, el exceso de peso, estar de pie por mucho tiempo y el exceso de calor.

Medidas preventivas que podemos aplicar:

-Evita todo lo que pueda obstaculizar la circulación venosa, como ropa, zapatos y prendas ajustadas.

-Si tienes que permanecer mucho tiempo de pie  en la misma postura, cada cierto tiempo, muévete. El uso de medias de compresión  ligeras ayuda en gran medida. En casos de insuficiencia venosa diagnosticada, el médico indicará el tipo de media a utilizar.

-Evita  el uso de zapatos muy altos o demasiado planos.

-Toma previsiones si debes permanecer mucho tiempo expuesto al sol, sauna, baños calientes o depilación con cera.

-Mantén los pies en alto, tanto como sea posible.

-Al ducharte, moja las piernas con agua fría de abajo hacia arriba.

-Practica  algún tipo de ejercicio físico con regularidad como caminar, nadar o montar bicicleta.

-Los masajes  en las piernas con cremas y geles  pueden ayudar a calmar. Deben aplicarse con movimientos circulares subiendo de los pies y tobillos hacia las rodillas y los muslos.

Centella Asiática o Gotu Kola es una planta milenaria  utilizada con mucho éxito para activar la circulación a nivel venoso, evitando así la aparición de esta dolorosa e incómoda condición

Consulta con el médico si una pierna duele mucho, se pone azul,  se hincha de repente o si aparece alguna lesión en la piel. Esto puede estar indicando la formación de un coágulo de sangre que obstruye la vena.

Fuente: Larousse de las medicinas naturales alternativas

Manual Merck

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *