Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Posted in:

Autismo: un trastorno neurológico complejo

El autismo es un trastorno neurológico complejo que afecta principalmente, la capacidad para comunicarse y relacionarse con otros. Lo padecen más  los niños que  las niñas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), dependiendo de la precisión de los diagnósticos, puede haber hasta 21 autistas por cada 10.000 niños.

Sus causas aún no se conocen a pesar de los estudios realizados pero, se manejan tres hipótesis: origen genético, anomalías bioquímicas que afectan el funcionamiento cerebral y antecedentes psiquiátricos en la familia.

Síntomas:

Se puede  diagnosticar alrededor de los 3 años de edad y  generalmente durante el primer año de vida. Sus primeras manifestaciones son el rechazo de las caricias por parte del lactante:

-Suele ser un niño  muy tranquilo, pasivo y solitario

-Parece que no ve, ni oye nada, no sonríe, evita las miradas y prefiere entretenerse solo.

-Permanece muy distante incluso con sus padres. Se muestra indiferente ante las reglas sociales y a los sentimientos de los demás.

-Se interesa mucho más por los objetos que por las personas. Se puede obsesionar por un motivo concreto y se recrea  excesivamente con rituales de juegos, objetos o colecciones raras.

-Se expresa mediante gritos  y llanto después de cualquier cambio y reacciona con cólera cuando se siente desestabilizado por una situación nueva o es molestado en sus actividades.

-Se desinteresa  completamente por su imagen frente al espejo.

-Puede adoptar conductas extrañas y repetitivas como balancearse  o retorcerse los dedos durante mucho tiempo.

-El rasgo predominante  es la reducción extrema o ausencia total de comunicación. El retraso en el lenguaje es muy frecuente, tiene dificultades para entender las palabras que se le dicen, inventa palabras que repite y repite  lo que oye.  El desarrollo intelectual se retrasa lo que hace muy difícil o imposible cualquier aprendizaje.

No obstante todos los síntomas que pueda presentar, el niño autista presenta un aspecto físico y una coordinación muscular totalmente normal.

El papel de los padres es vital para observar el comportamiento del niño y aunque es difícil, entender y aceptar el porqué, la acción temprana con el pediatra es crucial para poder tratarlo de manera adecuada. Esto permitirá  insertar al niño en el entorno educativo apropiado, con programas eficaces, en un ambiente acorde, enfocados en el desarrollo de habilidades de comunicación, socialización y cognoscitivas que les permitan prosperar como futuros miembros de sus comunidades.

Fuentes: OMS

Larousse Salud

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *